Nuestros niños son mucho menos activos que los de ayer. Según la doctora Annie de Acevedo se caracterizan por tener áreas como el lenguaje muy desarrolladas, pero con una motricidad muy pobre y con una pésima postura.