Ejercicio durante el embarazo

Cuando el médico o la prueba de la rana ;)) te confirman que estas embarazada parece que el mundo se para, pero en realidad lo que ocurre es que comienza una etapa en tu vida en la que no vas a parar… Aunque al principio nueve meses dan para mucho, empiezas quitándole las semanas que tardaste en confirmar que esperabas un bebé y si luego se adelanta el momento del parto porque parece que incluso los bebés tiene prisa por salir a conocer este mundo, resulta que no es tanto el tiempo que te resta.
Y es una etapa en la que hay que cuidarse en muchos aspectos y en especial no olvidar la actividad física siempre y cuando esté supervisada por el médico. Alguna tendrá dudas de si podrá continuar practicando el deporte o actividad física que realizaba o si es conveniente algún tipo de ejercicios para embarazadas más específicos.

ejercicios para embarazadas

Las ventajas de realizar un ejercicio moderado durante el embarazo son claras: os encontrareis mejor y será más fácil mantener el peso adecuado e incluso os ayudará a prevenir algún que otro malestar y darnos la energía necesaria para el momento del parto.

Teniendo en cuenta los hábitos y gustos de cada mujer, hay una serie de ejercicios que pueden ser de vuestro agrado:

· Caminar durante el embarazo: es una actividad que te recomendamos desde el minuto cero y que además al final del embarazo te beneficiará en el parto. Además ayuda a evitar los problemas circulatorios y la hinchazón de piernas.

· Hacer ejercicio en el agua: en este medio el cuerpo nos pesa menos y el riesgo de lesiones o forzar los músculo disminuye. Si ya practicabas la natación, podrás continuar con ese ejercicio de forma moderada.

· El Yoga: es un ejercicio muy relajante para la futura mamá y ayuda a mejorar la postura y prevenir los dolores de espalda, la presión y el peso del embarazo. Además, favorece el vínculo con el bebé y una vez que ya hayas dado a luz, te ayudará a recuperarte más fácilmente del embarazo. Incluso podrás practicarlo en un futuro próximo con tu pequeño.

· La preparación al parto: los ejercicios de Kegel o los de cuclillas son habituales en estas clases y podrás continuar practicando también en casa.

Si ya ejercitabas el método pilates, podrás continuar con este ejercicio evitando las posturas que supongan presión para el vientre o puedan provocar una pérdida del equilibrio.

Sea cual sea el ejercicio que realices, recuerda que siempre hay que consultar con el médico para evitar cualquier riesgo innecesario y si notamos cualquier síntoma de dolor o pérdida de sangre, interrumpir la actividad física inmediatamente y acudir al centro médico más cercano.

Disfrutar de un ejercicio controlado y saludable durante el embarazo será beneficioso tanto para el bebé como la mamá.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*