La alimentación infantil hasta el primer año

La mejor alimentación infantil es uno de las primeras dudas con las que se encuentran los padres primerizos, son muchos los que se preguntan cual es la mejor manera de alimentar a sus pequeños, ya que quieren poder ofrecerles la mejor alimentación con tal de que crezcan sanos y bien nutridos, dado que la carencia de algunos alimentos pueden ocasionarles diferentes problemas que puedan impedir el completo desarrollo de los más pequeños de la casa.

Los niños y bebés necesitan diferentes tipos de alimentación y de nutrientes dependiendo de la época de crecimiento en la que se encuentren, adaptándose poco a poco a las diferentes comidas y alimentos llegando a conseguir que tengan una dieta variada y equilibrada.

cuchara-bebe

Alimentación infantil según la edad hasta el año de vida

Entre los 0 y 6 meses, el mejor alimento que podemos ofrecer al bebé es la leche materna, una leche rica en todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del bebé además de ofrecerle defensas naturales contra los agentes externos a los que a partir de ahora su organismos va a tener que hacer frente. En el caso de que una madre no pueda dar a su bebé su propia leche, actualmente hay leches artificiales que simulan perfectamente a esta.

Entre los 4-6 meses, los expertos aconsejan a empezar a ir introduciendo poco a poco alimentos sólidos, especialmente frutas y verduras básicas, como pueden ser la patata, zanahoria o frutas como la manzana o la pera, siendo aún la leche su alimento principal.

A partir de 7 meses, podemos ir introduciendo otros alimentos como cereales, legumbres y otro tipos de verduras y frutas, evitando aquellos que puedan ocasionar intolerancias, como el gluten por ejemplo. Es a partir de esta época en la que podemos ayudarnos de papillas y potitos si no tenemos tiempo para realizarles nosotros mismos la comida, intentando que estos sean lo más natural posibles y apostando por papillas y potitos ecológicos los cuales son la mejor opción para ellos.

A partir del año, tendremos que intentar que poco a poco la comida de los niños se asemeje lo más posible a la de los adultos, siguiendo con comidas trituradas incorporándole pequeños alimentos sólidos pero que se puedan masticar fácilmente para ir introduciéndoles en ese hábito y empezar a eliminarle el completamente biberón y empezando a enseñarle a usar los cubiertos.

También es recomendable que los niños desde pequeños adquieran hábitos saludables, como iniciarles al consumo diario y habitual de verduras, ya que estas contienen gran multitud de vitaminas y otros nutrientes que otros tipos de alimentos no conllevan, familiarizándolas con ellas sin que sea un mal trago el tener que comerlas, como suele ocurrir en edades mayores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*